23 May
2017
Posted in: 1. Real TTT
By    2 Comments

#PorTreceRazones El Acoso En los Institutos. La Ficción del Bullying Que Todos Comentan

Por 13 Razones. El Acoso en los Institutos. La ficción del Bullying de la que todos hablan por @JgAmago en @TheTopicTrendNetflix se ha convertido en el referente a la hora de diseñar series de éxito. Si el año pasado «Strangers Things» se convirtió en el «hype» de la cadena de televisión a la carta, este año «Thirteen Reasons Why» (Por Trece Razones), se está posicionando como la serie de la que todo el mundo habla y en la que las redes sociales encuentran un foro de debate y crítica. Yo he de confesar que comencé a verla tras el ruido mediático que se había levantado. En mi modesta opinión: es una buena serie, que engancha desde el principio hasta el final y que desvela una situación, una realidad que tenemos ahí y que -desgraciadamente- ni la sociedad, ni el sistema educativo, ni los padres, ni los propios jóvenes ven como preocupante. Y si levanta esta polvereda… ¡Por algo será! «Por Trece Razones» presenta sin artificios, sin edulcorar ni exagerar, con mesura y coherencia, evitando la trivialidad, el gore y el romanticismo, una realidad que a nadie le puede pasar desapercibida.

«Por Trece Razones» surge de la adaptación de la novela homónima escrita por Jay Asher que en el 2011 fue un bestseller. La serie nos situa en el instituto Liberty High, un centro «más» en los USA en el que una estudiante, Hannah Baker, se ha suicidado. Clay, uno de los estudiantes y amigo de Hannah, se encuentra, al llegar a su casa, una caja con 7 cintas de casette en las que Hannah cuenta las 13 razones (o mejor, las trece personas y sus razones), que la llevaron a quitarse la vida cortándose las venas en la bañera de su casa. Cinta a cinta, paso a paso vamos descubriendo a esos compañeros de instituto y cómo el bullying que sufría Hannah es el detonante de ese fatídico final. Verdades, mentiras, rumores, fotos, bulos y redes sociales (sobre todo Snapchat), configuran el escenario en el que fluye esta adictiva serie. En este enlace a la ficha de Filmaffinity podéis ver algunas opiniones de periodistas recopiladas por este portal.

El ruido mediático ha surgido por cómo trata un tema tan alarmante en nuestra sociedad como es el bullying. Aunque algunos matizan que Hannah no sufre bulliying, sino es víctima del «revenge porn» lo que algunos ya están denominando como el «crimen de honor de occidente» 😲 La revisión que se hace de la serie es la crítica al machismo que aún sigue hostigando a las mujeres, y más en los millenials que -curiosamente- deberían ser una generación que ha convivido con la igualdad para todos, sin discriminación. Y no sólo por el machismo de las situaciones, sino por la falta de cohesión y sentido de pertenencia de las propias féminas de la serie que presentan una rivalidad, un enfrentamiento por ser… ¡la más!, que llama la atención. Aunque el sentimiento se tiña de fingido luto (algo que Clay no se cansa de denunciar). La serie ha sido vetada en algunos institutos de Canadá dónde se prohibe hasta hablar de ella; la Asociación Nacional de Colegios de Psicología ha publicado un comunicado en el que advierte sobre los peligros de la serie: «Series que exponen el suicidio de otra persona o que muestran gráficamente y de forma sensacionalista la muerte pueden ser uno de los muchos riesgos a los que los jóvenes con problemas mentales tienen que enfrentarse y una de las razones por las que pueden contemplar o intentar suicidarse… No recomendamos que los jóvenes vulnerables, especialmente aquellos que tienen alguna tendencia suicida, vean la serie.» Asociaciones de padres y madres denuncian que la serie hace apología del suicido por incitar a la muerte, presentándola como una alternativa romántica, reveladora, atractiva y heróica. Hasta la mismísima Selena Gómez (productora de la serie), tuvo que salir en las redes sociales a defender la serie. Y entonces, Internet… ¡petó!

“Nos hemos mantenido muy fieles al libro, y la intención inicial de Jay Asher (el autor) era crear una hermosamente trágica, complicada y misteriosa historia y creo que eso era lo que queríamos hacer. Queríamos hacerle justicia” (…) “Solamente quería presentarlo de un modo en el que los chicos se asustasen y estuviesen confusos, de un modo que les hiciese hablar sobre ello porque es algo que pasa todo el tiempo. Así que estoy abrumada por cómo de bien está sucediendo”.

A estas críticas negativas se han sumado hasta cantantes que participaron en la BSO de la serie, como Will Toledo, solista de la banda Car Seat Headrest que llegó a declarar: «estoy obligado a deciros que es bastante jodida. Guionistas: Por favor, no le digáis a los niños cómo convertir sus vidas miserables y sin esperanza en una emocionante y catártica misión suicida. Niños: Esta no es una narrativa que deberíais seguir.»

A favor de la serie: muy interesante el reportaje publicado en ICON de El País, al que añado este estupendo artículo publicado en el Heraldo de Aragón y titulado «13 razones pos las que DEBES ver la serie Por Trece Razones» y la editorial que Isra Álvarez publicó en el periódico 20 Minutos el pasado martes 9 de mayo.

Mis principales conclusiones en defensa de la serie:

  • Por la autenticidad de la propuesta. Mezclando diferentes realidades de las diferentes edades de los implicados: redes sociales, casettes vírgenes (que muchos de los millenials no saben ni lo que era eso), y situaciones nada edulcoradas, en vena (pero sin gore ni sexo gratuito).
  • Cada casette, cada cara: un problema. El abanico de situaciones preocupantes del bullying se muestran de manera diferente: por acoso, por sexo, por celos, por envidias, por venganza, el vacío, la falta de amistades, la soledad, la incomprensión… Y también por desentendimiento del centro escolar (la escena de la pelea en el aparcamiento de Alex, es un claro ejemplo de como lavar los trapos sucios sin implicar a la comunidad escolar con el famoso grupo de conducta formado por los propios estudiantes)…, presenta esas durísimas realidades, y de las que todos los «agentes» implicados son conscientes, como muchas veces alega Clay.
  • Las redes sociales no son el problema. El bullying siempre ha existido. Ahora se magnifica porque el acoso es más masivo, directo, rápido y efectivo. Y deja huella indeleble en la memoria de tod@s, y en la de Google.
  • Por que hay que hablar de bullying sin tapujos. Es una NECESIDAD que no sólo se persiga, si no que se castigue cualquier tipo de acoso en los colegios e institutos y que los padres sean los primeros que se den cuenta que sus hijos son unos MALTRATADORES y que el problema está en casa, no en los colegios. Pero a la par, la comunidad escolar debería de responder con contudencia ante estas situaciones (ojo a la última cinta), y ser causa y parte en la denuncia. Ya hemos visto casos de cómo algunos claustros de profesores se han «ido de rositas» ante situaciones que han llevado al suicidio.
  • Por la propia pedagogía de la serie. Hay una parte de la serie que me gusta mucho, son las clases de la asignatura «Comunicación entre Iguales». En ellas es donde se cuecen las soluciones a los diferentes problemas, pero ni siquiera los adolescentes quieren escuchar. Sólo Hannah. Y es ella que se encuentra con que los «iguales» callan sus propios miedos.

Si me das a elegir, prefiero cómo se trató este tema en American Crime (esa segunda temporada fue ALUCINANTE), pero esta maravillosa serie no es para adolescentes. «Por 13 razones», si. Invitaré a mi sobrino de 16 años a que la vea. Animaría a los profesores, pedagogos, psicólogos y educadores que se sienten con ellos y la vean. Que analicen esos silencios, esas historias sin contar, y sus diferentes narradores para que seamos conscientes de que el problema ES y ESTÁ. Y después hablar. Dialogar sobre la situación. Por que nuestros adolescentes pueden ser acosadores y acosados (la cara que pone la madre de Clay cuando le pone el tema sobre la mesa), y que la ruleta gira y nunca sabemos si les puede afectar. Ahora es buen momento para rescatar los dos posts que escribió Isabel en este blog sobre el bullying dentro y fuera de las redes sociales, y una recopilación con 6 aplicaciones móviles contra el acoso escolar.

Para terminar, Hollywood Reporter y la propia Netflix ya han avanzado que los guionistas están trabajando ya en una segunda temporada… ¿Qué historia hilvanarán para conectar ambas temporadas? En un principio los fans de la serie apuntaban a rescatar la historia de Tyler y presentar una posible matanza en un instituto… Pero parece ser que no, que la historia seguiría centrada en la historia de Hannah Baker, tal y como apunta este artículo publicado en Hipertextual. Esperaremos a ver cómo respira.

Y tú ¿Has visto esta serie? ¿Qué te parece? Esperamos tus comentarios en el blog o en nuestras redes sociales.

JgAmago

Fuentes: Wikipedia / ICON by El País / Filmaffinity / 20 Minutos

Imágenes: Netflix / Canva by The Topic Trend

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

0 0 votes
Article Rating
The following two tabs change content below.
Social Media Manager. Profesional de los RR.HH 2.0 en @EAE_ Escribo en @thetopictrend #tTT #SinBarrerasSinArmarios, mi libro publicado por la Ed. LoQueNoExiste.
Suscríbete
Notifícame de
guest
2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Sonia
Sonia
23 mayo 2017 21:33

Es muy buena pero los adolescentes deberían verla con adultos que expliquen las situaciones. En grupo casi mejor. Hay mucho que explicar.