17 Ene
2017

#Netiqueta en Redes sociales ¿Desconocida o ignorada?

 

#Netiqueta en Redes Sociales ¿Desconocida o ignorada?

Recibo notificación en el móvil: Luis te ha mandado una solicitud de contacto
«Me gustaría añadirte a mi red de Linkedin»
Escaneo su perfil… está trabajando en temas de internet, webs, PHP, etc… tiene relación con lo mío así que lo acepto, nunca se sabe…
Le doy a Aceptar
Nueva notificación: Luis ya es contacto tuyo en Linkedin.
Sigo viendo la serie puesto que son las 23h de la noche en España
Notificación: mensaje de Luis. Lo abres porque te choca que sólo hayan pasado unos segundos desde que aceptaste la invitación… Como no es español debe ser el cambio horario…
Mensaje: Hola, Isabel, tus tuits me parecen muy interesantes. Quería hablarte de nuestra herramienta…»
Así, tal cual y nada más en el mensaje.
¿Resultado?: mensaje de mi parte al día siguiente, que no son horas de contestar ahora y si lo hiciera le diría «Pues yo no» 😉
En lugar de eso contesto educadamente «Gracias por el ofrecimiento, Luis, pero lo tengo todo cubierto, no estoy interesada. Un saludo». Envío y elimino de mis contactos dos días después (le doy un plazo para contestar).

¿Te suena la situación? Posiblemente hasta te ha pasado hace poco. Y es que no sé qué está pasando pero cada vez más veo como la gente se está volviendo egoísta y grosera en la vida real, por lo que trasladan esas malas conductas a la vida virtual (¿recordáis lo que nos decía Jesús la semana pasada sobre como ya no se puede ir al cine? es otro ejemplo más).

Repasemos los errores que cometió «Luis» (nombre ficticio) en sus comunicaciones conmigo:

1 – No personalizó el mensaje de Linkedin. Esta es leve, lo admito. Aunque es una cosa que odio pero que he acabado por aceptar ya que si sólo conectara con los que sí lo hacen tendría 3 contactos 😉

2 – No deja pasar ni 10 segundos desde que lo acepto para mandarme mensaje. Vamos a ver, que no nos conocemos de nada. Primero, eres tú el que me ha mandado solicitud así que sabes que estoy en España y que hay diferencia horaria, ¿no lo podrías tener en cuenta? Vale, sí, es un mensaje y lo puedes ver cuando quieras pero sabiendo que cada vez tenemos más tiempo abierto el móvil, no cuesta nada tenerlo en cuenta por si las moscas.

 3 – Quiere «venderme» su software sin ni siquiera saber si lo voy a necesitar porque repito, no me conoce de nada. Por lo menos me hace la pelota a ver si soy tan vanidosa que caigo. Si lo que quieres es dar a conocer tu plataforma, hay otras muchas maneras, investiga un poco y las encontrarás.

4 – Uno que para mí es crucial: no me adelanta nada  en el mensaje para que yo pueda tener algún interés. ¿De qué es? ¿de creación de páginas web? ¿De monitorización de redes sociales? ¿De analítica web? Cada vez tengo menos tiempo que perder, para qué vamos a engañarnos. Si te interesa venderme algo, trabaja mejor el mensaje. Tal y como lo ha hecho, el 99% de las ocasiones en que lo envíe, recibirá la misma respuesta que le he dado yo. Y ojo, no digo que no puedas vender mediante redes sociales, pero así no, siguiendo las reglas del juego. Como en todo, investiga, analiza y haz la propuesta, pero no empieces la casa por el tejado porque al no tener cimientos la caída será muy dura.

En este caso ha sido Linkedin pero podía haber sido Facebook (cuidado porque eso de «permitir que amigos de tus amigos te envíen solicitud de amistad» lo carga el diablo. ¿Quién no ha recibido una de esas y nada más aceptarles ha recibido un menaje pidiéndonos que nos hagamos fans de su página? ) o Twitter (¿ya leíste mi post 10 tuiteros que desearás no haber conocido?)

Últimamente hay una dejadez en seguir las normas, las de cualquier sitio. No sé si es consecuencia de la situación política, de que estamos perdiendo la educación o de que simplemente la gente no se fía ya de nadie. Pero al igual que existen unas normas básicas de convivencia que (más o menos) cumplimos, hay unas normas básicas de convivencia en las redes sociales y parece que estos últimos años las estamos olvidando o simplemente las ignoramos.

Me estoy refiriendo a la #Netiqueta, que comprende, tal y como especifica la Wikipedia, el comportamiento tanto en correo electrónico, como en foros, blogs, chat y redes sociales.

¿Cuándo surgen?

Como siempre surgen estas cosas, cuando se necesitó. Internet al inicio estaba pensado para ser usado en entornos de investigación y centros universitarios. Al crecer y ampliarse el alcance a todo el mundo empezaron a haber los primeros problemas dentro de esos grupos de discusión/comunicación, y se hizo evidente que se debía crear unas normas básicas de conducta para que los usuarios siguieran y los administradores pudieran prohibir según qué actitudes.

En 1995 el IETF americano (Grupo de Trabajo de Ingeniería en Internet) elaboró un documento para regular esas comunicaciones en la red. Este documento fue llamado RFC1855 (Request for Comments 1855) y podéis acceder al original clicando en la imagen.

Documento IETF

No os preocupéis, no voy a repasar las normas básicas de la #Netiqueta ya que se han explicado en infinidad de sitios, entre ellos este post de Eduteka de 2002 (aún vigente) o en la página eEtiquette, que comparte 101 indicaciones para el mundo digital. Lo que sí voy a hacer es lanzar de nuevo el mensaje que llevamos compartiendo desde The Topic Trend todos estos años de andadura : es vital enseñar a nuestros jóvenes el buen uso de internet y de las redes sociales y guiarles en el buen comportamiento online. ¿Verdad que educamos a nuestros hijos para que sean buenas personas, responsables, amables y educados? No olvidemos que Internet, la tecnología y las redes sociales forman parte de su vida desde el minuto 0 y que, por lo tanto, nuestra guía debe ir también hacia el online.

Sé que todo lo que huele a norma para los jóvenes (y no tan jóvenes a tenor de estos últimos años) huele a obligación, pero creerme, recibo a diario mails de alumnos que están estudiando un Máster en Marketing Digital y tardamos minutos en descifrar sus mails (cuando lo conseguimos). Desde mails sin nombre ni firma ni siquiera un buenos días, hasta mails totalmente en mayúsculas y con la letra en color (será para ver si así lo detectamos antes y le contestamos más rápido) o, mis favoritos, esos mails que inician la pregunta en el Asunto y lo finalizan en el cuerpo del mensaje…

Es por ello que quiero hablaros de la página «Netiquétate» de Pantallas Amigas . Alguna vez os hemos hablado de ellos y es que están haciendo un trabajo extraordinario creando documentos para enseñar a los más jóvenes cómo actuar en las redes sociales.

Con un lenguaje cercano y asequible y unos dibujos que hacen la web más divertida y didáctica, comparten las normas básicas de la #netiqueta y muchísima información tremendamente útil para que puedan navegar con garantías y sin miedo. Netiqueta en redes sociales

De todas ellas (que debemos seguir seamos jóvenes o adultos y que encontráis en el póster de la derecha) yo destacaría una que debemos tener en cuenta especialmente y que no parece que tengamos muy claro. Se trata de la regla número 16: «Lee y respeta las normas de uso de cada Red Social».

Cada red social tiene unas normas de uso que están para algo. Si nosotros no nos leemos esas normas de uso y no hacemos caso a lo que dicen, no podemos pretender que nuestros hijos lo hagan.

En definitiva, las normas están para cumplirlas. No sé si es desconocimiento o que lo hacen mal aposta, pero desde ya os invito a que las recuperemos entre todos y empecemos a predicar con el ejemplo. ¿Te apuntas?

Imagen destacada: Designed by vvstudio / Freepik
Imágenes leyes Netiqueta: netiquétate

0 0 Votos
Puntuación
The following two tabs change content below.
Psicóloga orientada al Retail y Trade Marketing para distintos sectores, mayormente el farmacéutico. Actualmente en el sector de la formación, escribo sobre Retail, Social TV, Redes Sociales ... siempre con el marketing como nexo. Cinéfila y seriéfila 2.0 😉
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Ver todos los comentarios