15 Sep
2020
Posted in: 1. Real TTT
By    No Comments

#Doxing Tu Privacidad al Descubierto y en Exposición Pública ¿Legal o Ilegal?

#Doxing Tu Privacidad al Descubierto y en Exposición Pública ¿Legal o Ilegal? por @JgAmago en @thetopictrendHola a tod@s. Espero que hayáis podido disfrutar de unas estupendas vacaciones o, por lo menos, de unos días de descanso y desconexión. Este año «raro» promete que va a seguir siendo «más difícil» aún hasta que tengamos una vacuna ya «en modo on» y disponible para todas y todos los ciudadan@s. Mientra tanto: a tener mucho cuidado. En mi caso, este año me fuí antes de vacaciones (por miedo a posibles nuevos confinamientos) y, ya de nuevo «al pie del cañón», me pareció oportuno comenzar mis post en el blog de esta temporada hablando del «Doxing». ¿Por qué? Os lo cuento brevemente.

Soy muy fan de la actriz, directora, escritora, poetisa y cantante Michaela Coel, actriz que descubrí en la serie «Chewing Gum» de Netflix, y a la que después he estado siguiendo («London Spy«, «Black Mirror» o «Black Earth Rising»), y a la que ahora podemos ver en HBO, en una de las mejores y más duras series de esta temporada: «I May Destroy you!», serie que ha escrito, dirigido, producido e interpretado. No voy a hacer spoiler ni avances sobre la serie, pero… ¡Te la recomiendo YA! Además que la serie se ha convertido en modelo de lo que se está denominando cellphone realism, un TV Show o película en el que la acción la genera el teléfono movil. En su capítulo 9 titulado «Social Media its a Great Way to Connect», se hace una brutal y realista revisión a lo que supone estar expuesto en y a las redes sociales. Arabella (que así es el personaje que interpreta), es una influencer -en su faceta de escritora al principio de la serie-, que después se posiciona como azote contra el patriarcado por circunstancias que no os voy a desvelar. Es en este capítulo, en el que la propia Bella se encuentra con esta palabra: «doxing» y donde toma la decisión que muchos hemos pensado alguna vez.

La Wikipedia define al «Doxing» como el término proveniente del inglés que se utiliza para describir la práctica en Internet de investigación y publicación de información privada o identificante (especialmente información personal) sobre un individuo o una organización, generalmente con el propósito de intimidar, humillar o amenazar. Los métodos empleados para adquirir esta información incluyen búsquedas en bases de datos de acceso público y redes sociales (como Facebook o Twitter), hacking o métodos de ingeniería social. El doxing se realiza por diversos motivos, incluyendo la aplicación de la ley, análisis de negocios, analíticas de riesgos, extorsión, coerción, hostigamiento, exposición pública.

El doxing podría ser comparado con el «outing» que sufrieron las personas LGTBI (y que siguen padeciendo), en tiempos del social media y sin tener como referencia la orientación sexual. Es decir, poner a disposición de toda la comunidad, información «privada» de una persona con el objetivo de poner en tela de juicio y en exposición pública sus comportamientos, actitudes, moralidad, reputación, etc. Pero más allá de revelar secretos -que pueden ser útiles para la Justicia (¿es el reciente caso de información sobre el Rey Emérito un ejemplo de doxing?), el doxing tiene una connotación negativa, porque puede ser un medio para la venganza a través de la violación de la privacidad. Si bien, esta actividad de «sacar a la luz» secretos inconfesables (o veladamente confesables), sobre las personas es algo que viene de los tiempos más remotos, ha sido con la aparición de Internet, y más recientemente con las redes sociales, cuando se ha pasado del hacker, del ciberactivismo al doxing sin pestañear. Anonymous ha tenido bastante que ver en este tema ya que, fue en el año 2011 cuando publicaron información de más de 7.000 miembros de los cuerpos de seguridad del estado por hacer seguimiento de estos hackers, y por publicar datos de miembros y simpatizantes del KKK. Y la lista sigue en aumento.

Ahora bien: ¿Es el doxing lo mismo que el cibercacoso? ¿En qué se diferencia el doxing del ciberbullying? Pues la diferencia reside en la «delgada línea» de la interpretación del «acoso». Ambos comparten las acciones de publicar rumores en las redes sociales, fotos o videos comprometidos, o información privada de otra persona. La diferencia reside en que el ciberbullying entra en mayor nivel la amenaza, llegando a crear cuentas falsas para acosar a otra persona. El doxing no tiene por qué ser ilegal. El ciberbullying lo es por derecho.

Tod@s estamos expuestos al doxing. Tengamos o no secretos «inconfesables», la privacidad de nuestras redes sociales, de nuestros dispositivos móviles, de nuestras cuentas bancarias, de nuestro historial social, está a disposición del investigador o hacker de turno. Y una vez desvelada toda esa información, pueden hacer con ella lo que consideren. ¿Qué podemos hacer para evitar -en mayor medida-, ser víctimas del doxing? Rescato esta interesante entrevista en la prestigiosa revista Wired! a Eva Galperin, directora de ciberseguridad de la EFF (Electronic Frontier Foundation), quien nos aporta algunos tips:

  • En primer lugar, búscate en Google, y mira la información que sale de ti. La gente puede haber utilizado información tuya (fotos, post, frases), ponerlas en otro contexto, y encontrarte con un problema de reputación. Lo que la gente puede decir de ti es lo que ya has dicho de ti mismo. Pero tergiversado.
  • Revisa la privacidad de las redes sociales en las que tienes creado perfiles y dificulta el acceso a la información sobre ti.
  • Familiarízate con los términos de servicio de las diversas plataformas que utilizas.
  • Crea contraseñas largas, fuertes y únicas. Usa un administrador de contraseñas. Utiliza la autenticación en dos pasos, y configúrala cuando sea posible con una clave de seguridad o una aplicación de autenticación en lugar de mensajes de texto.

Y si somos víctimas de doxing… ¿Qué podemos o debemos hacer? Al respecto, Eva Galperin también nos aporta dos reflexiones:

  • Lo primero que debes hacer es evaluar tu capacidad para gestionar la crisis. Cada uno tenmos una cantidad diferente de tolerancia al acoso, y diferentes sentimientos sobre lo que constituye una amenaza. Y tu tolerancia al riesgo puede cambiar con el tiempo. Por ejemplo, puede que un día tengas determinada tolerancia ante las amenazas, pero el dia de mañana, tal vez tengas hijos y de repente tu tolerancia ante las amenazas a tu hogar disminuya considerablemente.
  • Recomiendo básicamente que cierres todas tus cuentas sociales por un tiempo. Tal vez incluso contratar o asignar a alguien externo para que vigile la situación por ti. Deja que otra persona haga todo el trabajo emocional de lidiar con estas amenazas, y rastrearlas y reportarlas a las plataformas, porque puede ser muy, muy difícil para una persona mentalmente. No tienes que hacer esto solo. Tienes una red de apoyo.

Una vez más, ser precavidos, exquisitos con nuestra privacidad, es el más basico consejo para evitar el doxing. Y por supuesto, no entrar en debates, disputas, afrentas, conversaciones o temas que puedan generar haters y que sean una llamada a la acción de la comunidad más activa y beligerante al respecto. Hay que evitar las tentaciones. 😉

¿Conoces algún caso de doxing que nos puedas comentar? Cuantos más ejemplos tengamos, mejor. Te invito a compartirlo en nuestros comentarios.

JgAmago

Imágenes: Securitysales.comSeethewizard.com

Fuentes: Wikipedia / EFF / Wired

0 0 votes
Article Rating
The following two tabs change content below.
Social Media Manager. Profesional de los RR.HH 2.0 en @EAE_ Escribo en @thetopictrend #tTT #SinBarrerasSinArmarios, mi libro publicado por la Ed. LoQueNoExiste.
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments