25 May
2015

#Twitter 10 usuarios que desearás no haber conocido (Actualizado febrero 2021)

10 tuiteros que desearás no haber conocido

(Actualización febrero 2021: Fakers App ha dejado de existir)

Desde su lanzamiento en 2006, Twitter se ha convertido en una de las plataformas con más usuarios y lógicamente hay tantos usos como usuarios. Algunos lo utilizan para dar a conocer sus trabajos, otros para seguir a “celebrities”, otros para conocer gente, para reclutar trabajadores… y luego está el uso más desarrollado entre los que trabajamos en esto de los medios sociales: el de crear marca personal y hacer contactos profesionales.  Diversas empresas han realizado clasificaciones de usuarios pero yo os voy a hablar de mi propia clasificación, que he ido creando a base de encontrarme con diferentes “personajes” desde 2010 hasta ahora.  ¡Vamos allá!

  • Empezamos con el “#wannabe”: ese usuario al que has seguido desde que ambos teníais no más de 300 seguidores y con el que incluso has tenido conversaciones (breves pero interesantes) y de repente… pasan los años y se creen gurús, de hecho quieren que se les reconozca como tal.  Y es que llegan a una cifra mágica y hacen un unfollow masivo quedándose sólo con 13 mientras que tienen 10.000 seguidores. Eso de olvidar tus inicios es muy feo… ¿Creerán que eso les da más caché? Admito que les dejo de seguir por aquello de “gurús a mí no” más que por otra cosa, pero un cambio tan radical en la estrategia me indica que no han entendido muy bien que no se trata sólo de la cantidad de seguidores.
  • Los que yo llamo “#Kinder”. Son aquellos que te siguen, vas a su perfil… ¡y no han tuiteado ni una sola vez! Entendéis  ahora lo de Kinder ¿verdad? Ves el chocolate de fuera pero no tienes ni idea de que regalo te va a tocar. ¿Cómo voy a saber si me interesa seguirte? Y lo mejor ¿para qué narices estás en Twitter si en realidad no lo usas?
  • Los  #iluminados: se llaman ellos mismos “expertos en Redes Sociales” pero en su biografía ponen que aún están estudiando un curso de Community Management (que lo adivinarías igual porque la mayoría de sus tuits son retuits de ese curso). Vamos a ver, a mí ya de por sí la palabra experto se me rebela, y más aún porque nadie te pide que seas experto en nada. Nadie llega a ser verdaderamente experto del todo y menos en una temática que evoluciona tan rápido. ¿Para qué ponerlo? Lo que tienes que hacer es posicionarte en el sector a través de tus tuits y dejarte de tanta palabreja.
  • Los  vendehúmos o #SmokeSellers. Se colocan en la bio, porque yo lo valgo, “con 20 años de experiencia en Redes Sociales”… y piensas, sí, sí, si Pedro Picapiedra ya hacía #FF… ¿será que te refieres a una carrera en marketing, campeón y me estás vendiendo humo? No infravalores esa experiencia porque al fin y al cabo todo es marketing.
  • Lo siento, los próximos me ponen de los nervios: los #Omnipresentes. Aquellos que sigues e inmediatamente recibes un DM con su página de facebook, blog, etc… NO necesito conectar contigo en todas partes, gracias… ¡Qué manía, por Dios! Encima prácticamente todos llevan la frase final de – via unfollowersme o crowdfire o alguna de estas herramientas… o sea, son automáticos ¡es que ni te lo has currado, hombre! No es un elemento decisivo como para dejarles de seguir si dicen cosas interesantes pero os juro que a veces me dan ganas de hacerlo en ese mismo momento.
  • Nuestros amigos los #Spammers:  te siguen sólo para venderte negocios piramidales, te prometen compra de  seguidores, etc…. no, gracias. ¿Os suena la web 100kfollowers? Pues eso…
  • Los #RetuiteadoresCompulsivos. Son curiosos más que nada. Personas cuyo timeline es una página de retuits de otro perfil. Da igual lo que saque la página, ellos lo retuitean. ¡No tienen ni uno propio! Gracias por mostrarme una página interesante, ya si eso les sigo directamente, ¿no? ¿Para qué quiero intermediarios que no me aportan nada?
  • Los #pesados. Directamente, sin anestesia. Aquellos cuyo timeline es el mismo mensaje siempre, pero siempre. Puedes estar tiempo haciendo scroll para abajo que ves siempre el mismo tuit.  No comparten contenido, sólo intentan venderte algo (y ni siquiera hacen el esfuerzo de seguirte primero). Lo que me fascina es que acostumbran a tener bastantes seguidores, cosa que no entiendo.
  • Los #Caraduras. Son parecidos a los anteriores pero con favores. Ni los conoces, ni has compartido media palabra con ellos y te piden en una mención que les ayudes a publicitar su libro o su web o que les votes en algún concurso de Instagram (tú que no tienes Instagram). A veces creen que con seguirte justo antes del tuit conseguirán llegar a tu corazoncito… Spoiler alert: no lo consiguen. Y cuidado que no me molestan por el hecho de pedirte el favor, sino por el morro que demuestran (ha habido gente con la que he tenido relación en Twitter que me ha pedido favores y encantada de la vida, al igual que cuando he pedido ayuda por esta herramienta, ha habido gente que no ha dudado en prestármela).
  • Y por último, los #Amnésicos. Aquel que te sigue, piensas “parece interesante” y en cuanto le sigues ¡parece que está esperando con el dedo en el ratón para hacerte un unfollow como una catedral! Si me acabas de seguir para qué me dejas de seguir a los cinco minutos ¿te has equivocado? ¿otra vez? Porque para más inri acostumbran a ser repetitivos, te siguen una primera vez, les sigues, te dejan de seguir. Te cabrean y les dejas de seguir. Al cabo del tiempo vuelven, ya no les sigues porque te acuerdas de ellos, te dejan de seguir. Y vuelven a casa cada Navidad como el turrón… ¡Si yo me acuerdo de tu cara acuérdate tú de la mía y déjame en paz! Sí que es verdad que a veces alguno de estos aporta alguna cosa interesante pero son una pesadilla porque te están  mareando continuamente si se te ocurre dejarles de seguir en algún momento.
Infografía Tuiteros que desearás no haber conocido

¿Os suenan? Os los dejo en esquema que siempre mola más 😉 Y  ¿qué hacer para evitarlos?  Hombre, evitarlos, lo que se dice evitarlos no vais  a poder.  Por ello,  lo más inteligente es ir “limpiando” de vez en cuando vuestro  timeline para aseguraros que están los que verdaderamente queréis que estén. ¿Cómo? Aquí tenéis algunas herramientas para hacerlo:

  • Para saber cuántos son reales y cuantos falsos :  Fakers App (recomendada por el estupendo blog Social Media Examiner)
  • Para ver quién os deja de seguir y decidir si siguen siendo de interés o no : Who.Unfollowed.Me  También nos permite ver los nuevos seguidores y ayurdarnos en la “limpieza de tuits” puesto que podemos ver  con quién estamos conectados, a quién no hemos seguido aún, quienes no nos  siguen de los que sí seguimos  nosotros… La han actualizado hace poco con nuevas funcionalidades, pero de todas formas la más completa para gestionar nuestro perfil sigue siendo Social Bro . Si tenéis cuenta  no necesitaréis muchas herramientas más.

¿En definitiva?

Debemos plantearnos realmente por qué estamos en Twitter y seguir realmente a la gente que nos interesa (independientemente de si nos siguen o no). Sólo así y haciendo una limpieza de vez en cuando (yo acostumbro a aprovechar el verano) conseguiremos informarnos, generar conversación y en definitiva, disfrutar de la herramienta. Y si de paso reforzamos nuestra marca personal por el camino, objetivo cumplido al 100%.

Y bien ¿Cuántos de estos os habéis cruzado? ¿Alguno más? Podéis ayudarme a completar el post en los comentarios 🙂

 @trapinapi

Créditos:

Imagen oficial de Twitter 

Por cierto… ¿Ya has contestado a nuestra encuesta? ¿Quieres hacerlo? Clica aquí. ¡Gracias!

Encuesta The Topic Trend

0 0 Votos
Puntuación
The following two tabs change content below.
Psicóloga orientada al Retail y Trade Marketing para distintos sectores, mayormente el farmacéutico. Actualmente en el sector de la formación, escribo sobre Retail, Social TV, Redes Sociales ... siempre con el marketing como nexo. Cinéfila y seriéfila 2.0 😉
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Ver todos los comentarios